3 de abril de 2010

Recuerdos ficticios, dolores reales

Hay cosas que me digo a mi misma. Que repito y repito hasta que se que es verdad lo que afirmo. Una de ellas es no vivir de recuerdos. Me diran que es fácil pero todos fallamos, vivimos, lamentablemente, demasiado tiempo en el ayer. Recordando la primera vez que nos amaron, intentando descifrar en que momentos nos convertimos en lo que somos y porque tomamos los caminos erróneos.

Viendo la película El secreto de tus ojos me atraparon dos frases que quisiera compartir:

"Va tener mil pasados sin ningún futuro"

"Elija bien, lo único que quedan son recuerdos, al menos que sean lindos"

Vamos por la vida almacenado recuerdos, idealizados para bien o para mal. Si regresar a mirarlos o revivirlos, nos daríamos cuenta que son apenas nietos o lejanos parientes de una realidad que se nos escapa de la manos con cada segundo que seguimos viviendo.

¡No! No podemos hacer de nuestra existencia solo un baúl de recuerdos que poco a poco se vuelven ficticios y desaparecen como siguiendo al tiempo que los creo. No digo desecharlos, muchos son realmente hermosos o por lo menos útiles y nos ayudan a comprender y ser feliz en nuestro mundo. Pero otros son meras ilusiones que no merecen atención, que nos roban felicidad y nos hacen añorar y sentir melancolía. Como añorar un amor que se abortó, una oportunidad perdida, lamentar una caída pasada a la cual le sumamos importancia con el tiempo, convirtiéndola en la razón de nuestra tristeza.

Tan cierto el dicho de Pablo Neruda "Es tan corto el amor y tan largo el olvido" Somos masoquistas en potencia. Dramáticos sin novelas, esperando que la muerte o la depresión (que son la misma cosa) nos saquen del hoyo en el cual voluntariamente nos metimos.

Saber que recuerdos recordar y cuales transformar hasta que se no existan, puede ser clave en nuestra felicidad. Vivamos por el hoy y por el futuro. Yo no soy de esas que dicen "hay que vivir la vida como si fuera el ultimo día", lo considero contraproducente y descabellado ya que no mediríamos consecuencias. Si les dijera lo que haría si hoy fuera mi ultimo día, qizá dejarían de leerme... lol. Bueno, quizá no sea para tanto, pero mejor no correr el riesgo... Pero, "vivir bien el presente" es estar en paz con nuestro futuro. Si vivimos de recuerdos, no construimos un futuro en el que querramos seguir, somos fatalistas del presente, como diría Phillip Zimbago, perpetuando nuestra agonía hasta culpar a nuestros recuerdos de ficción por nuestro fracaso real. Si vivimos de recuerdos nada mejora, porque el presente es demasiado triste para ver un futuro.

Bueno eso era todo, eso pensé cuando ví la película (y por eso a la gente no le gusta ver pelis conmigo). Esa es una de las ideas que intento seguir, que comprendo y sé que me haría bien. Lo que pasa es que somos muy complicados y aveces seguir nuestros propios consejos es realmente difícil.

Chau. Gracias por visitar mi blog y hacer comentarios. :)

http://untourpormicerebro.ticoblogger.com (esto es por fb)

5 comentarios:

Segismundo dijo...

sobre la película: el secreto de sus ojos es una grandiosa, como hace tiempo el excelente cine argentino no nos daba el placer de disfrutar. Pero el Oscar se lo tenía que llevar el film alemán Das Weisse band, la que esta permeada de una oscura belleza, mostrando aquello que los alemanes no quieren ver y que se niegan a mostrar al mundo.

Eso respecto a las películas.

Los recuerdos son nuestros compañeros de la vida. Aquellos que dan motivos para nuestra nostalgia o alegrías. Tal como dices, lo importante es que no nos inunde nuestro presente. Hay que saber darle su espacio a los recuerdos, pero sin dejar que termine imponiendo sus ideas. Hay que vivir, esta vida que a veces es tan bella, pero envuelta en un manto de tristeza y dolores.
Debemos acostumbrarnos a vivir así, extraer lo bueno y aceptar lo malo. Sin exagerar. Todo en su lugar

besos!

Alvaro dijo...

Lo importante es vivir el presente, pero sin dejar de lado el pasado y sus valiosas lecciones, ni el futuro que nos muestra que hay un puerto donde llegar en este barco de la vida. Pero, eso sí, no permitir que dicho pasado y futuro no nos consuman o enganchen, porque si no estaremos fritos.

Claro, no es para nada sencillo evitarlo pero hay que luchar.

Saludos,

Joha dijo...

Hola.

Gracias por comentar chicos.Me parece que la gente aveces mira demasiado atrás, es cierto que hay momentos dolorosos y todo, pero obviamos los buenos, los que no son excelentes, sino son solo buenos los que ni nos hicieron ir al cielo, ni nos llevaron a los infiernos.

Vemos muchas veces cosas tan terribles de nuestro pasado que solo de eso hablamos y no vemos que al hacerlo estamos condenando nuestro futuro, saboteándolo. "Auto-martirizándonos".

El pasado nos atrapa en acertijos que nos llevan a preguntarnos que hicimos mal o que hicimos bien, porque somos extrovertidos o depresivos, y lo peor es que la mayoría de las veces no tenemos ni idea del porqué... (ya no escribo más porque sino hago otro post)

Ahhh y:

Pablo, esa no la he visto. De seguro debe de ser buena para que renuncies a un Oscar que yo veo tan justificado. Te confieso que el tema Nazi me parece un sitio común del cine actal, así que hasta que la vea mantendré mi reticencias si te parece. :)

Alvaro: el futuro también nos engancha pero ese... se las trae... jajajaja. Difícil. Yo creo que a mi el futuro me engancha mucho. Sino que la mayoría del tiempo. Pero ese es tema de otro post.

¡Cuanto escribí, perdón!

Casandra, hija de Príamo dijo...

Me animo a hacer un blog y me echo por la ruta difícil de no-agachar-orejas-ante-otros, y quiero que me ayuden, sobre todo mujeres, y por lo menos me visiten y me dejen comentario a ver en qué mejor mejoro: pues-sí.

La Vida en Rojo dijo...

No he visto la película... tengo q buscarla! Esa frase: "Elija bien, lo único que quedan son recuerdos, al menos que sean lindos" es tan cierta.

Pero bueno, me encantó tu post!!!! Eso de vivir como si fuera el último día pues tenes razón con lo de las consecuencias.

Yo ahora lo que estoy tratando de hacer es disfrutar al máximo cada cosa, x más pequeña que sea, que hago. No se si viviré más dias, meses o años, pero x lo menos quiero recuerdos felices :)

Bye!

wibiya widget