10 de abril de 2010

Lo bueno de la tristeza

Las personas le huimos a la tristeza, pero ella siempre nos ha acompañado por alguna buena razón en los peores momentos de nuestra vida. Y digo buena razón porque una vida sin tristeza es una vida sin ritmo, sin curvas, sin ascensos ni descensos. Podrían imaginar que hubiera sido de su vida sin ella, quienes serían hoy. Sin las lagrimas que, valientes, salieron de nuestro rostro cuando lo necesitamos. Sin, el ahogo cuando perdimos a uno de los amores de nuestra vida.

La tristeza es nuestra compañera fiel. Y no digo que hay que dejar que nos abrace hasta matarnos, pero si saberla vivir. Saber darle su tiempo, meditar las razones por las cuales nos acompaña. Debemos comprenderla para dejarla ir. Debemos hacer paz con ella. Saber que es parte de nuestro mundo, no ignorarla, ya nos ayuda a enfrentar lo que no logramos comprender, lo que no encontramos justo y lo que nos afecta. Pero tampoco dejar que se apodere de nuestra vida, y seamos infelices para siempre como tragedia griega. Porque esa no es la idea.

Aceptemos su visita, seamos cariñosos, invitatémosla a un cafecito, nunca a unos tragos porque se vuelve loca. Hablémosle del nuestro mundo, que se sienta querida, y cuando ya la hayamos comprendimos, enseñémosle la puerta, con mucho recato.

Si la invitamos a quedarse lentamente, embriagada de poder, nos quitara la casa y nos encerrara en el sótano y no encontraremos salida. Así que tengan cuidado pero ámenla, que ella lo necesita.

Este es un poema que escribí sobre esta amiga tan incomprendida y peligrosa. Espero les guste.


Tristeza

No esperes…
anda, atácame
que tengo a Ilión abierta
y he tirado las armas

Arranca mi esperanza,
a la razón estorba;
jubila mi pasión,
que tarde a ti te llama

Si fuera piedra blanca
si fuera la mañana
podría olvidar… sin
destrozarme el alma

No hay camino
si vacilas, si no atacas
solo hilos de historia
corriendo tras el viento,
solo infaustos finales
manchando mis comienzos

Atácame, maldita
que ya no hay inocencia,
roba mis flores granas
en espinas envueltas,
extrae su saeta
llévate mi herida,
bebe de esta alma
¡libérame de su sal!

Atácame, tristeza
que sola aquí te espero
maltrátame sin miedo
que recomenzare


Si se les paso la mano con la cortesía y terminaron el sótano, con gusto iré a tocarles la puerta de su casa si eso sirve para que tomen fuerzas para echarla. Saludos.

12 comentarios:

andrés dijo...

has leido Gibran Khalil? Cuando nacio mi tristeza y cuando nacio mi alegria?

Tus palabras me recuerdan la optica de Gibran, una excelente filosofia como decir que la vida sin tristeza no tendria curvas.... y sobre terrenos llanos y lisos el panorama seria narcoleptico.

La tristeza tiene una razon de ser y nos recuerda que cosas grandes nos han pasado, nos recuerdan la alegria de nuestras vidas - ausente momentaneamente. La tristeza ademas nos trae grandes enseñanzas en la vida, lecciones.

Muy buen post - saludos Joha!

Joha dijo...

No vieras que no. Qué interesante, tendré que leerlo, de fijo. Pues si, salió de una cavilación en mis momentos de tristeza. Casi que me dio miedillo escribirlo por si sonaba muy depresivo pero creo que se capta que esa no es la idea.

Y si, lecciones y experiencias que nos pintan nuestro mundo de muchos colores, que sería el blanco sin el azul. No podríamos ver nuestras nubes.

Gracias por comentar Andrés. Realmente lo aprecio.

Alvaro dijo...

La tristeza es tan natural como las demás emociones humanas. Pero el exceso de tristeza no es bueno, porque este nos puede sumir en un problema.

La tristeza es un luto del alma y del corazón, y como tal necesita tomarse su tiempo para pasar. Si no, entonces "Houston tenemos un problema", y se lo digo porque lo sé.

Saludos,

Joha dijo...

Pues si, como todo... con medida.

Joha dijo...

Saludos Gracias por comentar!

La Vida en Rojo dijo...

Doble felicitación x el post y x el poema!
Yo soy d esas personas que le huyen a la tristeza... solo q hay días en los que, por más que me esconda, siempre me encuentra.
Pero tenés razón, la mejor forma de que se vaya es darle entrada a nuestra "casa" y luego cuando ya la comprendimos, pues decirle adiós.
Bye!

Fernán González dijo...

Poderosas imágenes, sólida estructura, acierto en el ritmo: es lo que se dice un poema. Mis sinceras felicitaciones.

Fernán González dijo...

Un buen poema, quise decir.

Fernán González dijo...

Seguramente conocerás el de Paul Eluard que dice

Adieu tristesse
Bonjour tristesse
Tu est inscrite dans les lignes du plafond
Tu es inscrite dans les yeux que j’aime
Tu n’es pas tout à fait la misère
Car les lèvres le plus pauvres te dénoncent
Par un sourire
Bonjour tristesse
Amour des corps aimables
Puissance de l’amour
Dont l’amabilité surgit
Comme un monstre sans corps
Tête désappointée
Tristesse beau visage

P. Vargas dijo...

Me acordaste de aquella canción de Alberto Plaza, y de como la tristeza y la nostalgia, fieles compañeras a menudo se sientan en nuestra mesa, acompañar los momentos importantes de nuestra vida e intentan enseñarnos que de cada lagrima, podemos sacar algo que nos lleve cada vez más cerca a la grandeza que siempre hemos soñado... lindo poema...

De paso amiga, disculpa nuestra ausencia, han sido días complicados pero ya estamos de vuelta. Un enorme abrazo!!

Joha dijo...

Gracias Fernan, me costó. Yo muchas veces escribo con aires poéticos, pero hacer poesía... realmente complicado. Gracias por pasar, y dejar ese poema. Me lo comentaron, no lo había leído, es hermoso. Más en francés. Increíble, todo suena más lindo en francés. :) Saludar a la tristeza es algo valiente y noble.

Joha dijo...

Pablo, primero: ¿Cual canción es?
y segundo: sí, pues... creo que uno puedo sumirse en un torbellino de pesadumbre y nostalgia durante la visita de esa infame dama, lo que nos hará cada vez más débiles y susceptibles. O dar la mejor cara y recibir la visita como se merece, y terminar grande, fuerte, con la cara en alto. Los cambios son solo puntos de giro, inflexiones, los podemos tomar para hundirnos más o para surgir. :) Gracias por visitar, pasa cuando quieras sabes que siempre en esta casa, eres bienvenido.

wibiya widget