30 de diciembre de 2009

Porqué vivimos

Un día leí una frase que cambió mi mundo. No es mentira, lo cambió. Me hizo preguntarme porque vivía y me reto a cuestionar las convicciones e ideas que guían mi mundo. Fue: "una idea es importante en la medida en que nos moviliza".

A primera vista no parece una idea descabellada o vanguardista. Parece más un pensamiento que todos hemos oido, o por lo menos percibido en nuestro planeta. Pero... cuando medité y comprendí la dimensión de esta idea, caí en razón.

Si nos moviliza lo que nos importa, significa que a nosotros, como mundo, nos interesa poco la pobreza, el hambre o la delincuencia. Significa que son pocos los que tienen la fe para mover nuestras montañas, significa que en el mundo habitan demasiadas almas inertes.

Si una idea importa en la medida que nos moviliza, significa que ni la política, ni el calentamiento global, ni la tala, ni las especies en peligro nos importan.

Me duele tanto escribir esto, pero es tan cierto. ¡Qué nos va a importar, lo que no nos anima a actuar!

Nos llenamos la boca diciendo que apoyamos causas, discutimos siempre llevando en alto la bandera de nuestras ideas y defendemos con vehemencia nuestras convicciones. Pero... ¿realmente estas nos mueven? ¿Podríamos decir con certeza que nos importa que los niños trabajen en las calles del mundo sino estamos haciendo nada para cambiarlo?

¿Nos importan las mujeres que mueren por los violentos golpes de sus "almas gemelas"? ¿realmente nos importa algo el mundo?

Este es mi último blog del año, y quizá no sea el más perfecto pero si el que más me ha costado escribir. Quien diría que una frase tendría el poder de cambiarme a mí, tan testaruda y escéptica.

¿Por qué vivimos? se convierte en la pregunta. ¿En qué le ayudamos al mundo sino tomamos acciones para cambiarlo? Porque vivimos sino somos personas de bien, fieles a nuestras convicciones como a nuestras acciones.

Les dejo está reflexión, amigos y amigas. Espero que la lean y traten de implementarla en sus vidas. Muévanse por sus ideales, movilicen sus causas, adjudíquense el derecho de cambiar al mundo.



¡Feliz Año!


Gracias por ver mi blog, nos leemos el próximo año.





Artículo relacionado: La Fe nos mueve

4 comentarios:

P. Vargas dijo...

Barack Obama una vez dijo "No habrá cambio si esperamos a otra persona o a otro momento. Nosotros somos los que hemos estado esperando. Nosotros somos el cambio que buscamos" y creo firmemente en ello...

Es triste ver en estos días como la gente sigue hacia adelante sin saber hacia donde va, sin metas, sin propositos, sin sueños... sin luchar por lo que es realmente importante...

Buen post amiga, me has hecho pensar bastante, saludos, un abrazo!

Segismundo dijo...

el cambio está en nosotros, pero lamentablamente las personas no lo ven así. Prefieren quedarse viendo la televisión cuando llegan del trabajo, total, es mas entretenida y nos ayuda a "olvidarnos" de todo lo malo que ocurre. Mientras no nos incumba a nosotros, la gente seguirá en sus sillones mirando la TV, lamentablemente.
Pero hay que tener esperanza que serán más los que se movilicen. Aunuque me basta con movilizarme yo, y poder movilizar a una persona más, ya es una persona menos que se queda sentada frente a la TV
Un gran beso y abrazo te envío desde Santiago de Chile y mis mejores deseos para este 2010.

BRILLI-BRILLI dijo...

Feliz año!Será un verdadero placer agregarte a mi lista Brilli-Brilli.
Besos

Joha dijo...

Saben que me encanta... Saber que existen personas que no deambulan por la vida sin nada mejor que hacer que ver tele y lamentarse. De esas personas que no se sientan a esperar que el mundo cambie.

No esperemos a nadie... debemos como dicen avanzar aunque sea influenciando a unos pocos, y ojala que estos también influencien a otros pocos más... Hasta que seamos muchos... Creer en nosotros necesario, si no creemos en nosotros mismos quien lo hará.

Feliz Año, Chicos. Son unos ídolos blogueros. :)

Como siempre me honran con sus visitas. Gracias.

wibiya widget