2 de enero de 2010

Insulto a la vida

La pereza. ¿Alguien puede considerar este anti valor como excusable? No creo.

Muchos la evitan, otros la padecemos en ciertos momentos del día, y los peores hay algunos que ¡siempre tienen pereza!

Debemos cuestionarnos porqué nuestras conciencias nos permiten mantener una actitud como está… tan incompatible con la vida plena. No tengo ni la menor idea, es totalmente contradictoria al concepto mismo de vivir.

Cuando sentimos pereza, de verdad lo que sentimos es pereza de vivir, de tener actividades y disfrutar de los minutos, días y años que Dios nos regala en este bello mundo. Y si no creen en Dios, también, porque significa que creen que: ¡es esta vida y se acabó! Entonces… ¿para que desperdiciarla con este vicio tan atroz?

¿Como aperezarnos mientras niños mueren a cortas edades, mientras personas luchan contra enfermedades terminales, cuando existen asesinatos todos los días?… ¿Tiene esto alguna justificación? ¿Podríamos solapar este comportamiento tan dañino?

La pereza es una actitud malagradecida y contraproducente con nuestra propia existencia. Vivimos en una época maravillosa de entendimiento, con opciones ilimitadas, tecnológicamente avanzada, libre; en países paradisiacos que nos permiten el uso libre de las tecnologías, en condiciones económicas aceptables. Somos lectores de blogs. Tenemos derecho a estudiar, a ayudar, a pensar, a sentir; entonces ¿por qué desperdiciar nuestras oportunidades?

Levántese temprano o… acuéstense tarde (jajaja), lean, hablen con su familia… Aprovechen su vida. ¡Qué no es eterna! Cada minuto que se desperdicia deliberadamente, es un insulto a todo el que no tiene tiempo que desperdiciar, un insulto para los que no tuvo el derecho a vivir, un insulto para las personas que nacen en país con pobreza extrema, personas que en este momento mueren de desnutrición mientras alguien se lamenta de lo aburrido que se siente. Feo, ¿no?

Estamos en el primer mes del año 2010. Tiempo de empezar, es una década, un año y un pensamiento nuevo el que podemos estrenar. Valoremos el tiempo que tenemos en el mundo, seamos útiles mientras podamos, no esperemos al último día de vida para decir: “¡Tanto tiempo que desperdicie!”, no esperemos a que se nos haga injusta nuestra propia muerte. Tenemos mucho tiempo, cada día, imagínense, tiene 24 horas, quien iba a decirlo J


¡Suerte este 2010 queridos lectores y lectoras de este Tour por mi cerebro! Espero este año escribir mejor que el anterior, para merecer que ustedes continúen acompañándome en este viaje… Gracias y hasta siempre.

7 comentarios:

andrés dijo...

Somos seres imperfectos y la pereza nos demuestra eso aunque siempre tiene algo a su favor... la meditación


saludos


andrés

Joha dijo...

Hola, pues si... somos imperfectos. Lo que podemos hacer es corregir errores. :) Y sí, meditar es una buena manera de aprovechar nuestro tiempo y combatir la pereza.

Saludos compañero.

Segismundo dijo...

uf, la pereza, es la constante tentación a quedarse allí, sentado, sin querer hacer nada. Aunque muchas veces se agradece, sobretodo después de días de estres. Que maravilla decir "hoy no haré nada", pero que contraproducente se torna cuando este mismo discurso se repite día a día, llevandose todas nuestras energias, y la esperanza de tener algo que te motive para pararte de aquella silla y ponerse a caminar.
Lo peor de la pereza no es ella, es la falta de motivación. Una persona perezosa es aquella que no tiene nada ni nadie que lo haga moverse. Eso es lo mas triste: una persona totalmente sola.

un beso muy grande desde la capital del fin del mundo.

Amorexia. dijo...

el mundo se pudre de a poco en las buenas intenciones y deseos, si en vez de adjetivos usaramos el verbo, pero es dificil, pocos se atreven a hacer su pequeña diferencia y aporte.

Que este 2010 sea mas que un cambio de número en el calendario, es tiempo nuevo, mas allá de el desgastado 2009.

Saludos a deshora.

Puri dijo...

Sí, no hago más que lucachar contra la pereza, pero cuando has tenido que madrugar demasiado para ir al trabajo y luego a tender a todas las obligaciones cotidianas, muchas veces me arrastra la pereza... En fin, tienes razón, hay que poner toda nuestra voluntad para aprovechar el tiempo que se nos escapa de las manos. Gracias por tus comentarios en mi blog,
un abrazo

Joha dijo...

Yo fui una vez muy muy muy perezosa. Realmente me costaba encontrarle el interés a las cosas. Hasta que tope con personas que realmente no tenían un mañana con el cual aperezarse, hasta que estudie una profesión que enseña que la pereza no tiene cabida si tienes a quien mirar, ayudar o apoyar.

Como dice Amorexia, el mundo esta lleno de buenas intenciones y si nos quedamos en el discurso poco vamos a hacer para cambiar.

Para Puri y Segismundo, creo que sí, los seres humanos somos seres de lucha. Debemos aprovechar lo que escuchamos, aprenderlo, digerirlo e implementarlo en nuestras vidas. Debemos meditar la importancia de evitar la pereza. Debemos encontrar nuestras motivaciones. Son demasiadas las opciones que tenemos para evitar malgastar nuestras vidas en ciclos sin fin o peor... en un estado de letargo mortal.

Saludos. :)

Alvaro dijo...

Cosa seria es la pereza. Vivir la vida con pereza es horrible. Creo que todos tenemos una cierta cuota de pereza, y es horrible que una persona siempre meta la pereza como una excusa para no hacer nada o para evitarse un pequeño esfuercito para lograr algo.

Pero sí, hay que eliminar la pereza de nuestras vidas.

Saludos,

wibiya widget