5 de diciembre de 2009

La muerte nos persigue hasta alcanzarnos


Estaba a punto de dormirme, el tele estaba aún encendido (acostumbro dejarlo así y que se apague solo), cuando oí la voz carrasposa de Sábina. Era una entrevista demasiado tentadora para dejarla pasar.

Sabina respondía mientras el entrevistador magistralmente realizaba sus preguntas. Cuando estaba por rendirme ante un sueño inminente, escuché al periodista -Juan Ramón Lucas- preguntarle al trovador a que temía. El músico lo miró fijamente y le dijo: a la muerte, a la mía y a la de mis amistades. Abrí los ojos de nuevo, me devolví a la compu, apunté el tema y me prometí desarrollarlo hoy porque... también es mi miedo.

La verdad... yo se que todos morimos, pero ¿quien quiere morir realmente? Nadie. Quién en todos sus cabales no le hace guerra a la muerte. Aprendiendo miles de conocimientos para que todo se termine cuando se baje el switch; teniendo amistades, pasiones; coleccionando metas y cumpliendo deseos, todo para tener el mismo final de cuento, la maldita muerte. Todos somos tragedias vivientes, nuestra muerte es anunciada desde el día que somos concebidos. Desde ese día luchamos, vivimos para no morir y morimos porque se nos acaba el cuerpo, por nada más.
Odiamos a la muerte porque nos persigue hasta alcanzarnos, pero irónicamente amamos la vida aunque al final se convierta en nuestro verdugo al impedirnos caminar.

Será que usaremos luego -en otra vida- lo que conseguimos en esta. ¿Será que tanta sabiduría, vivencias y pensamientos nos servirán de algo cuando nuestro cuerpo falle? Somos almas inmortales atrapadas en calabozos corpóreos. Aún así... aún así... yo sé que amo mi vida, a mi cuerpo y a mis conocimientos, aunque los vaya a perder sin remedio algún día.

Todo eso saqué ayer, cuando Juan Ramón y Sabina me impidieron dormir.

6 comentarios:

Kike dijo...

La muerte es sólo esa guinda que da a la vida sentido. Sin muerte, no habría vida, por definición.
Es la presión existencial para moverse, para hacer cosas nuevas, para arriesgarse... porque la vida es corta.
Al final, y me refiero sólo a los segundos antes de ver los créditos de nuestra película, no nos queda más que una cajita de cristal con los recuerdos que hayamos querido arrastrar hasta ese momento. Será besos, abrazos, miradas, faldas levantadas, algún libro y puede que alguna película.
Eso nos salvará de una depresión postmortem ante la pregunta "¿he vivido?"

Joha dijo...

Quizá ande un poco más suceptible en estos temas porque... usualmente cuando cumplo años soy así. Me parece una manera interesante y reconfortante de verlo, que el ser humano se esfuerce para disfrutar su última parada... quizá sea cierto para algunos. pero no para todos.

Tambien hay personas que dicen frases como la de Peter Ustinov... que "La mayoría de personas tienen miedo a la muerte porque no han hecho nada de su vida." pero yo creo que una minoría, como yo, tiene esa presión existencial que no siempre es positiva. Por ejemplo, yo temo que no me alcance la vida para hacer todo lo que quiero hacer. Aunque me apure... Me aburre el hecho de diseñar durante toda tu vida, el "ser" para perderlo al final... me mata.Pero para que querria morirme si he vivido y he creado una vida hermosa en la cual vivir. ¿No?

Entiendo también que una vida eterna podría ser contraproducente para la evolución que sufre un ser humano durante su vida, pero si realmente concientizaramos que creamos todo sobre bases de cristal, si realmente no existiera nada más que esta vida, no creo existiese ese motor de vida que nos impulsa a seguir, a ganarle la partida a la muerte cumpliendo a cabalidad las metas de vida. No sé...

P. Vargas dijo...

Quien se ha enfrentado cara a cara con la muerte, y logra salir adelante, ve su vida cambiar ante sus ojos. Yo lo pase. Antes le temía, tengo que reconocerlo, pero después de mirarla fijamente a los ojos he entendido que solo es un paso más en nuestra existencia, un proceso, un hasta luego... claro que duele cuando un ser querido parte, cuando no esta a nuestro lado, es la parte dificil de esto...

Buen post para leer y meditar, un abrazo, nos seguimos leyendo!

Joha dijo...

Gracias, si puede que si. Vivir implica morir. Creo que definitivamente no es mi parte favorita de la existencia humana.

La Vida en Rojo dijo...

Hola! Gracias x visitar mi blog :)

Vieras que últimamente he tenido discusiones de este tema con mis familiares o amigos... el miedo a la muerte!

A muchas personas les da miedo pensar que si mueren sus sueños no se cumplirán, otras temen a la incertidumbre del qué pasará después.

En cambio yo temo que esas personas que me revelan sus miedos se mueran y no las vuelva a ver.

Creo que la única conclusión que estas discusiones me han dejado es siempre la misma: en lugar de pensar tanto en la muerte es mejor vivir al 100% ahora que podemos.

Te seguiré visitando, bye!

Joha dijo...

Disi quedá vivir e intentar que todo no haya sido en vano. Lol. Porque en serio que pereza perder todo al final.

wibiya widget