25 de diciembre de 2009

Aunque me haya equivocado...

Siempre tomo el lienzo sobre el que dibujo mis recuerdos, y lo repaso. Me detengo en cada linea bella o turbia que pintado,la analizó y me entretengo. Me hipnotizan las más bellas, pero me atrapan los errores. Al principio, quise tomar la brocha y pintar sobre ellos, quise borrarlos, pero al intentar hacerlo, comprometí el paisaje de mi vida. Con miedo, abandoné mi lienzo y escondí la brocha en mis sueños.

Me tomó tiempo aprender que son aquellas lineas turbias que nos retan a crear nuevos e interesantes trazos.Y que aunque me haya equivocado en el pasado, mi lienzo es cada día más bello y más complejo gracias a mi esfuerzo. Aprendí que vale la pena seguir pintando con tal de aprender a trasformar los garabatos en obras de arte.

Después de todo, siempre seremos niños aprendiendo a pintar, más vale que nos guste al final nuestra gran obra maestra.

4 comentarios:

P. Vargas dijo...

K buen texto. Vamos aprendiendo conforme pasa el tiempo que son los errores los que nos ayudan a futuro a determinar la correción en nuestras decisiones, y que no debemos sentirnos culpables con las cosas que van sucediendo en el camino, porque no seriamos lo que somos, si estas no hubiesen pasado en nuestra vida.

Sigamos pintando con pasión nuestra obra maestra. Un abrazo amiga, felices fiestas!

H3dicho dijo...

muy cierto, es un error tratar de borrar los errores, de alguna forma nos hacen lo que somos..

Entre más humana una obra, más bella..

saludos

h3dicho

Joha dijo...

Pues si, los errores nos recuerdan que somos humanos. El dejar descansar en paz nuestros errores cuesta, pero auto-martirizarse es como renegar de lo que somos realmente. Somos un paquete completo de errores y triunfos. Solo hay que luchar porque al final sean más los triunfos que los errores.

Alejandro C. Trejos C. dijo...

"Siempre tomo el lienzo sobre el que dibujo mis recuerdos."

Que frase, que bueno que nos acompañas y acompañaste, hacete una cuenta tuiter y me invitas a atrejoscr

wibiya widget